La Declaración Universal de Derechos Humanos (2011)

10 dic

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

1.    La Declaración, origen y Aniversario.

 

La Segunda Guerra Mundial ha sido considerada como uno de los hechos que más honda huella han dejado en la historia, no solo por la enorme violencia y devastación en la que perecieron más de cincuenta millones de personas, sino porque trajo como consecuencia directa, que muchos países del mundo se replantearan sus instituciones político-jurídicas con el fin (esta vez) de reconocer en la figura de los Derechos Humanos un elemento importante para la estabilidad de la paz, un límite a la Democracia Autoritaria, una razón suficiente para la etapa de descolonización y una conditio sine quan non de las buenas relaciones entre los países en la esfera internacional [1].

En el año de 1946 se creó la Comisión de Derechos Humanos integrada por Eleanor Roosevelt, René Cassin, el Dr. Peng Chun Chang, John P. Humphrey, Hernán Santa Cruz, Alexander E. Bogomolov, Charles Dukes (Lord Dukeston), William Hodgson así como Charles Habib Malik; dicha comisión presentó un proyecto apoyado en todas las tradiciones morales y jurídicas de la Humanidad y fue aprobado y votado por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 10 de Diciembre de 1948; nacío una Declaración Universal de Derechos Humanos, que en palabras de Premio Nobel Cassin figuraba como “…un templo en cuyo atrio, formado por el Preámbulo, se afirma la unidad de la familia humana, y cuyos cimientos están constituidos por los principios de libertad, igualdad, no discriminación y fraternidad” [2].

Los miembros de la Comisión, no pudieron dejar atrás esos pensamientos, flashbacks de arrepentimiento derivados de cientos y cientos de conflictos históricos entre los pueblos de la Tierra, la culpa es palpable en las oraciones; de ahí que en la redacción de la Declaración se hiciese énfasis en este recordatorio-advertencia en su parte preliminar:

“Considerando que el desconocimiento y el menosprecio de los Derechos Humanos han originado actos de barbarie ultrajantes para la conciencia de la humanidad y que se ha proclamado, como la aspiración más elevada del hombre, el advenimiento de un mundo en que los seres humanos, liberados del temor y de la miseria, disfruten de la libertad de palabra y de la libertad de creencias”.

Por cuanto hace a su relación de artículos, la DUDH contiene tanto Derechos de carácter liberal, como Derechos de carácter social y cultural; además, en el preámbulo como en su primer artículo se manifiesta el componente de titularidad, es decir, comprende (y que no quepa duda al respecto) a “toda la familia humana”, sin distinciones y/o discriminaciones arbitrarias.

Debe señalarse que tanto el contenido de la DUDH (30 artículos) como su forma de redacción, fueron cuidadosamente revisados, pues la finalidad era la de preservar la aportación jurídica-política de los diferentes sistemas de valores y principios éticos que hasta ese entonces se habían desarrollado; por ello se considera a la Declaración como el “texto fundacional” del Derecho Internacional de los Derechos Humanos; no es cuestión menor, puesto que se trata de un primer esfuerzo de consenso para toda la Humanidad de establecer nuestros Derechos mínimos, es sin dudarlo uno de los instrumentos “simbólicamente más relevante de todo el planeta en la materia” [3].

La Declaración Universal se ha transcrito a más de 300 idiomas y lenguas, lo que la convierte en el texto más traducido de toda la historia, y es cuestión de mucho orgullo que así sea, porque es indispensable para su difusión y enseñanza.

En este orden de ideas, la conmemoración del Día Internacional de los Derechos Humanos en el 2011 está dedicado al esfuerzo de los activistas y el uso de los medios de comunicación sociales; mismos que pudieron informarnos en vivo y directo la “Primavera Árabe”, el “15-M” o el “Occupy Wall Street”, es decir, movimientos de reivindicación masivos que cuestionan la tiranía política, la violencia y el salvajismo económico. No hay mejor forma de describirlo que con las palabras de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos:

Hoy como ayer, los factores editoriales y financieros, así como la posibilidad de acceso, determinan si las protestas y la represión contra éstas se transmiten por televisión o se dan a conocer en la prensa mundial. Pero, dondequiera que ocurran, ya sabemos que las comunicarán por Twitter, las darán a conocer en Facebook, las transmitirán por Youtube y las cargarán en Internet. Los gobiernos ya no tienen la posibilidad de monopolizar la difusión de la información ni censurar lo que se dice en ella. En cambio estamos viendo gente de verdad, luchando de verdad, transmitiendo en tiempo real, y por muchos motivos lo que vemos es estimulante. En resumen, en 2011, la defensa de los derechos humanos se extendió como un reguero de pólvora.” [4]

 

2.    Epítome Mexicano.

 

En contraste, México está atravesando por una crisis tremenda de garantía de los Derechos, a más de la terrible persecución que han tenido y sufrido activistas y defensoras (es). Lo positivo ha sido el cambio de paradigma en la incorporación de todo el potencial Derecho Humanista derivado de la Reforma Constitucional de 10 de Junio de 2011 que dejo atrás el precedente decimonónico de las “garantías individuales”.

Lo negativo subyace en que a lo largo del año los casos de violaciones a los Derechos Humanos se han incrementado, mostrando en su caso: la debilidad de instituciones de procuración e impartición de Justicia, la tolerancia a la arbitrariedad y el engaño, la destrucción de los medios de subsistencia y/o lugares culturales sagrados, la cancelación de la pluralidad de voces o la omisión traducida en impunidad. Se trate de Derechos a la Integridad Personal, las Garantías Judiciales, la Vida, el Derecho al Agua, el Medio Ambiente, los Derechos Sexuales o la Igualdad y No Discriminación, el Estado Mexicano debe dar su máximo esfuerzo y organizar todo su aparato estatal en los 3 niveles de gobierno para respetarlos y garantizarlos, la sociedad debe tomar su papel de ejercitador de los mismos, porque son vibrantes, porque nos permiten vivir con Dignidad.

Por otro lado, no deseo que pase desapercibido que en un día como hoy, es decir 10 de Diciembre (pero de hace dos años), la Corte Interamericana de Derechos Humanos difundió la sentencia del Caso Campo Algodonero v. México, relativa a los feminicidios-femicidios en Ciudad Juárez Chihuahua; no fue una casualidad que se escogiera el 10 de Diciembre para esta difusión, el mensaje entre líneas fue contundente y claro: el día en que los Derechos Humanos tuvieron su nacimiento Universal queremos recordarle al Estado Mexicano que tiene que cumplir las obligaciones de garantía y respeto de los Derechos Humanos de las mujeres.

 

3.    Invitación.

 

La Declaración Universal de Derechos Humanos es más que un papel escrito, nos conmina a actuar, pues es este su significado y su origen; te invito a que la leas, la compartas y la difundas; es indispensable que una cultura de los Derechos Humanos quede permanentemente arraigada, no solo para efectos meramente informativos y/o reflexivos, sino porque representa uno de nuestros instrumentos más importantes para la denuncia del abuso, la arbitrariedad, la violencia y la injusticia.

 

 

 

 

Miguel Angel Antemate M.

 

[1] Véase: Álvarez Icaza Longoria Emilio, “Para entender los Derechos Humanos en México”, Nostra Ediciones, 1ra. Edición, 2009.

[2] Véase: Carrillo Salcedo Juan Antonio, “Dignidad frente a la barbarie. La declaración universal de Derechos Humanos cincuenta años después”. Editorial Trotta, 1ra. Edición, 1999.

[3] Véase: Carbonell Miguel, “La Declaración Universal de Derechos Humanos de la ONU: Esperanza y Frustración”, en Revista de la Facultad de Derecho de México, Número 251 Enero-Junio, Año 2009.

[4] Statement by the United Nations High Commissioner for Human Rights, Navi Pillay – 10 December 2011: Human Rights Day. Disponible en los siguientes idiomas: Árabe, Chino, Inglés, Francés, Ruso y Español.


No comments yet

Leave a Reply